The idea it was named after

Monday, January 16, 2006

Licencia de consumición de drogas duras

Todos los fines de semana, mi madre, mi hermano y yo vamos a nuestra casa en Chiclana de la Frontera donde están mi padre y mi hermana. El viaje dura una hora y media la ida, y otro tanto la vuelta, pero aunque parezca algo tedioso, es una experiencia que se lo recomiendo a cualquiera. Normalmente en casa cada uno está sentado al ordenador. Y en general pues no conversamos tanto como sería deseable, que la televisión y el ordenador imponen. Sin embargo a fuerza de repetición y resignación, en nuestro vaivén viajero, terminamos tenemos conversaciones interesantes que seguramente de otra manera no hubieran tenido lugar..

Esta tarde ha tocado el tema de las drogas. Todo ha venido a cuento de un artículo de opinión que trataba la nueva ley antitabaco, que Cristina (mi hermana) tenía que comentar y con lo que Félix (mi hermano) le había estado ayudando. El tema fue derivando saltando por la marihuana, pasando por el el pegamento y terminando en las mafias, la cocaína, las pastillas y las drogas duras en general. Sorprendentemente llegamos a una solución que ambos tres aceptamos como válida, que ya adelanta el título de ésta entrada.

Hoy en día la droga ilegal está en todas partes, hasta en la puerta de tu casa. Y no es por usar un recurso lingüístico o una frase hecha que queda muy bonita, que también, sino porque efectivamente en frente de mi casa tengo a un centro de operaciones de película. Ya hemos tenido nuestros más y nuestros menos con los drogadictos que se quedan esperando a lo suyo en la esquina de la calle, sin un duro, con el mono y sin saber que hacer.. es decir, el problema de la mafia y el negocio sumergido nos afecta directamente a muchos ciudadanos y cualquier día te puede tocar a tí.

A lo largo de la historia las drogas han estado presentes en todas las sociedades: Shakespeare se colocaba con opio, los indios americanos tenían la pipa de la paz, civilizaciones antiguas como los aztecas, egipcios o griegos sus especias y los curanderos de las tribus sus plantas medicinales para invocar a los espíritus y entrar en trance. Generalmente las drogas tenían un uso y un lugar, bien comprobado y depurado mediante el paso de los años por la cultura ancestral que controlaba esto y muchas más cosas.

Claramente tuvo que haber un punto en el que estas sustancias se ilegalizaron. La marihuana era legal y de uso común en los Estados Unidos a principios del siglo pasado. Al parecer, hubo un importante empresario que quería hacer competencia a las ropas de cáñamo, barata y fácil de crear, con el Nylon, un nuevo material que sin embargo era más caro de producir. Ni corto ni perezoso, hizo presión mediante los periódicos que controlaba hablando de los efectos perjudiciales de fumar la planta del cáñamo, materia prima de su principal competidor, y finalmente consiguió que se prohibiese todo lo relacionado con la marihuana, y el Nylon campara sin problemas en la industria textil. La prohibición, a diferencia de la de la ley seca, no sólo se extendió por todo el mundo sino que perduró hasta nuestros días.

En la época que vivimos las culturas basadas en el lento refinamiento de las costumbres han dado paso a un vertiginoso remolino siempre cambiante. Es posible que los indios sabían muy bien quienes, en que momento y en qué circunstancias podián fumar la pipa de la paz. El viejo chamán de la tribu que no necesitaba estar en perfecta forma controlaba bien sus dosis, pero los consumidores actuales de drogas pisan terrenos pantanosos con los ojos vendados.

Es por eso precisamente por lo que abogo por la legalización de la droga, bajo ciertas condiciones. La clave está en los derechos individuales de los - cariñosamente - drogatas tienen que no colisionar con los de los demás, pero no por ello han de quedar relegados al olvido. Mientras que no repercute negativamente a los demás, como si te tiras por un barranco: ¡es tu decisión! Esa es la razón principal en que me baso. Luego de ésta vienen las demás.

Siendo legal la consumición de cualquier droga, las que se vendiesen con ese propósito deberían cumplir con unos requisitos y poseer una certificación, a saber: venir con todos los componentes y cantidades, como cualquier otro producto de consumición. A ser posible un prospecto, como las medicinas actuales, que indique cantidades recomendadas, contraindicaciones, efectos beneficiosos, principio activo, y efectos secundarios. Suministrar la droga en dosis limitadas. Adjuntar un teléfono gratuito de asistencia donde preguntar dudas y al que poder pedir ayuda. Y por supuesto no cualquiera podría vender, sólo a quienes tenga licencia para que el local cumpla ciertos requisitos.. Y nuevamente no cualquiera puede comprar...

Un buen ejemplo en cierto sentido son las armas de fuego. Son objetos peligrosos poco o nada beneficiosos para la salud, bastante peligroso y cuyo mal uso puede afectar directamente a la vida de otras personas. Sin embargo su uso no está prohibido, pero si (o así debería ser) suficientemente controlado. Para ello sólo aquellos con licencia de armas pueden comprarse una. Qué drogas en qué cantidad que toma cada persona debería ser vigilado y limitado. Para conceder la licencia de consumición de drogas duras habría que superar un test sicológico y un examen sobre las drogas en cuestión, de manera que pueda actuarse con diligencia. La persona tendría prohibido tomar drogas duras en ciertos lugares como la vía pública, los locales privados se podrían reservar el derecho a no permitir esto en su interior, y no se permitiría asistir al espacio de trabajo compartido o conducir en situaciones de colocón. Por supuesto habría profesiones en las que seguramente no importe y hasta igual sea una buena idea colocarse, o sino que se lo digan Shakespeare. La persona estaría sujeta a control médico periódica y si se incumpliese las normas se le podría revocar la licencia.

El precio de la droga sería más estable. Las libertades individuales volverían a donde deberían de haber estado siempre y las mafias tendrían sus días contados. Es simplemente la racionalización de una realidad que de otra manera se nos estampa en el parabrisas de la sociedad. ¡Qué menos! Aun me dejo muchas cosas en el tintero, pero no está mal para empezar.

2 Comments:

  • We are the best of the best in Bongs with a beautiful accessories and we have the best service.
    Be one of the ones that have the privilege to enjoy our Bongs.
    we have all the ones that need to obtain not late more and contact us now.
    Head Shop and Bong Amazing Legal Herbal Highs, featuring Herbal Smoke, Bongs, Herbal highs, Marijuana Alternative, Headshop Herbal Smoking Blends, Hashish, Herbal Smoke Online, Headshop, Smokeshop, cannibis, legal smoking alternatives for herbal highs and aphrodisia. http://www.headshopinternational.com

    By Blogger alprazolam online, at 07 March, 2007 17:34  

  • Muy bueno tu articulo. He escrito hace algún tiempo uno que viene a decir lo mismo pero yo lo planteo con una visión más política.
    http://eltiempoderretido.spaces.live.com/blog/cns!8455C0812E0809D7!316.entry

    He estado buscando información acerca de cómo hizo EEUU para convencer al mundo que tenían que luchar contra las drogas que ahora son consideradas ilegales. La parte donde pones acerca del comerciante que quería quitar la marihuana para que no le hiciera competencia a su nylon lo tenés en algún lado o algún documento.?? me interesa mucho tener información acerca de todo esto. Gracias y buena suerte.

    By Anonymous Camilo, at 16 April, 2008 14:56  

Post a Comment

<< Home